Las ciudades de hoy presentan niveles de contaminación que no son perceptibles, sólo hasta que los gobiernos locales toman acciones sobre la problemática.

Una de las medidas más comunes tomadas por los gobiernos es pedirle a los ciudadanos no realizar actividad al aire libre, ¿Qué tan cierto es que no se debe realizar actividad física en ciudades con alto nivel de contaminación?

Un estudio  realizado por investigadores de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, indica que hacer actividad física regularmente reduce el riesgo de sufrir un ataque cardíaco, incluso si se habita en áreas donde los niveles de contaminación generados por automóviles son moderados o altos.

“Si bien se sabe que el ejercicio reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, también se conoce que la contaminación puede aumentarlo y producir ataques cardíacos, asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica”, dijo Nadine Ku-besch, autora principal del estudio.

El informe muestra que las ciudades que tienen mayor nivel de contaminación exponen a sus ciudadanos a ser propensos a los ataques cardiacos, sin embargo, las personas que realizan actividad física redujo en un 31% la posibilidad de sufrirlo independiente del nivel o tipo de contaminante al que estuvo expuesto. Publicado en la revista 'Journal of the American Heart Association' (JAHA), de la Asociación Estadounidense del Corazón. 2018.

Es importante aclarar que estos beneficios se dan en personas que no presentan antecedentes de problemas cardiacos o respiratorios y por eso a ellos se les invita a tener más precaución y control de las actividades que realicen.

Que la contaminación no sea la excusa para volvernos sedentarios ya que el estudio nos demuestra que hacer ejercicio es un factor de protección.